Pasaporte al Uruguay: Felix Garcia



Desconocido zaguero colombiano nacido en Buenaventura el 05/12/1983. Llegó al fútbol uruguayo en el 2002, a Wanderers, proveniente del Implacables de Buenaventura y el Coopebombas de Medellín, del registro de la Liga de Antioquia. Con estos antecedentes vino acá. Pensar que en alguna época venían jugadores como Elías Ricardo Figueroa. La verdad que no recuerdo nada de su pasaje por los bohemios. Félix debe recordar lo lindo que es del Prado seguramente.

De su paso en la institución del "Chifle" Barrios , en el 2003, dice que fue al Cruz Azul. "Fui un año al Cruz Azul de México con otro colombiano, John Jairo Cullman", aunque no hay mayores registros de su paso por las tierras del Chavo más que su testimonio. 



En el 2004 volvió a Uruguay y entrenó en Nacional, pero los bolsos tuvieron suerte y se fue entonces a probar a Europa en donde estuvo en el Hyraclis Salónica de Grecia, dirigido por Sergio Markarian, de quien asegura "haberle aprendido mucho".  


En el 2005 apareció en Plaza Colonia, donde compartió zaga con el africano Mustafa. A mitad de año Malvarez  lo quiso colocar en Hungría pero no pudo y terminó en Peñarol donde alternaba en el Apertura 2005 , en una época poco favorable, tanto como que fue parte del día que el equipo mirasol perdió 7 a 2 con Danubio por ejemplo, compartiendo zaga con Ricardo Moller en aquel ilustre equipo aurinegro.  

En los manyas pudo anotar un gol en el tiempo que estuvo, pero fue en contra y favoreció a Paysandú F.C. En el clásico hizo la jugada más relevante, se llevó la pelota hasta el área tricolor casi del medio campo pero cuando se enfrentó a Bava, García se cayó.



A la hora de definirse Félix aseguró: "me considero un jugador fuerte, técnico y con mucha velocidad; y como espejo siempre tuve a Fernando Hierro, a quien admiré por su elegancia y su liderazgo en la cancha". 

¿Cómo llega a Uruguay?

En el 2002 estaba en un equipo de Medellín que se llama Coopebombas, compitiendo en la liga de Antioquia; después Luis Malvárez, quien es ahora mi representante, mandó a traer a Valoy que ahora está en Rumania; Cuando Valoy estaba en Uruguay me llama y me dice que tengo que venir, le hago caso y aquí estoy hace ya tres años.

¿En qué equipos ha jugado?

La primera posibilidad que me resultó fue la de Wanderers que estaba en Copa Libertadores, luego fui un año al Cruz Azul de México con otro colombiano, John Jairo Cullman, de ahí me tocó regresar a Montevideo y comencé a entrenar en Nacional, pero se presentó una opción de ir a Grecia; allá fui dirigido por el uruguayo Sergio Markarián, a quien le aprendí mucho; después volví y me vinculé por seis meses a un equipo chico, el Plaza Colonia; terminado el torneo me fui a Hungría y cuando estaba allá, me llamó mi representante y me dijo que iba a jugar en Peñarol.

¿Siendo de Buenaventura por qué nunca probó en América o Cali?

No me brindaron la oportunidad; tenía la ilusión de jugar en el América porque es el equipo de mis amores, pero no se dio; entonces Teófilo Campaz me dio la posibilidad de ir a probar suerte a Medellín y la aproveché porque pude mostrarme.

¿Cómo le ha ido en Uruguay?

Diría que bien porque siempre he encontrado apoyo, me cuidan, me aprecian, me respetan y lo mejor es que estoy amañado en este país.

¿Se imaginó recalar en un equipo grande como Peñarol?

Cuando salí de mi casa siempre soñé con jugar en un equipo con mucha historia; estando acá en Montevideo pensé en Nacional, pero como no se dio, apareció lo de Peñarol y es una responsabilidad que voy a asumir con mucha seriedad.

¿Cómo fue el período de adaptación?

Los dos primeros meses fueron muy duros porque extrañaba mi casa, mi familia, mi Buenaventura; pasaba los días llorando y llamando a mi gente, pero después fui superando todo eso y con las amistades que aparecieron en el camino pude salir adelante. Ya hoy todo eso es historia.

Además de la familia, ¿qué es lo que más extraña de Colombia?

Las reuniones con mis amigos en una esquina del barrio Bellavista de Buenaventura, pero eso lo paso un poco escuchando salsa y reggaetón.

¿Cómo es Félix García, el futbolista?

Me considero un jugador fuerte, técnico y con mucha velocidad; y como espejo siempre tuve a Fernando Hierro, a quien admiré por su elegancia y su liderazgo en la cancha.

¿De los jugadores de Peñarol con quién ha entablado una buena amistad?

Con el capitán Gabriel Cedrés que es un jugador de mucha experiencia y con Nicolás Rotundo también tengo una buena amistad; ellos, pese a que ya tienen su recorrido, me han acogido de la mejor manera porque la verdad es que no es fácil llegar a Peñarol y luego jugar con esta camiseta.

¿Habla con los otros colombianos que están en Uruguay: Flavio Córdoba, Mario Abadía, Jairo Izquierdo y Daley Mena?

A Flavio siempre lo veo y lo saludo; incluso me dí cuenta que era colombiano una vez que lo enfrenté en un partido, y estando en el vestuario lo llamé y charlamos un rato; con los otros muchachos no los veo casi.


Félix García
Fecha de nacimiento: 5 de diciembre de 1983
Edad: 21 años
Nació en Buenaventura
Posición: defensa central
Estatura: 1,88 centímetros
Peso: 72 kilogramos

Equipos: Implacables de Buenaventura, Coopebombas de Medellín, Plaza Colonia de Uruguay, Hyraclis Salónica de Grecia y Peñarol. También actuó unos meses en un club rumano y se probó con Nacional de Montevideo.

Características: es un defensa fuerte, que va bien al juego aéreo y muy rápido a la hora de ir a los cierres.


Nada de esto pasó con Félix en Peñarol, aunque es justo decir que las condiciones no eran para nada favorables, ni Beckenbauer hubiera sobrevivido a esa catástrofe deportiva e institucional y en el 2006, Garisto no lo tuvo en cuenta y en el tiempo que el fútbol estuvo parado, Félix hizo las valijas y se fue.

El resto de su carrera, se desarrolló mayormente en Colombia, teniendo pasajes por El Salvador y Costa Rica, terminando en el 2018 en Boyacá Chicó. 






Fuentes Consultadas: El País Colombia, Transfermarket, Tenfield

Biblioteca Digital FSP