Pasaporte al Uruguay: Pablo Islas, un clásico en el viejo aeropuerto



Pablo Eduardo Islas Ranieri (Nacido el 19/02/1979, en Buenos Aires, Argentina), centro-delantero, hermano del famoso arquero Luis Islas, vino al fútbol uruguayo a Racing en el 2000.

Su primer equipo fue Argentinos Juniors en 1997, desde donde pasó a Boca donde alterno en 1997/98 (4 goles en 25 partidos), pasando luego por Chacarita, hasta que apareció en Racing de Sayago, donde le fue bien, fue goleador del Apertura y con 14 goles, lo cual despertó el interés de los dos grandes del fútbol, tanto que sus contratistas, lo vendieron a Peñarol y Nacional a la misma vez, entonces fueron un representante de cada uno a buscarlo al Aeropuerto de Carrasco. Mayúscula fue la sorpresa, cuando se cruzaron Balbi y Cabrera, dandose un entredicho entre ambos delegados que quedó para la historia. Tras áspero incidente, Islas fue a parar a Nacional.




La siguiente es la crónica de www.futbol.com.uy, de aquel memorable día 27/07/2000.

"Yo no sabía para donde iba a jugar cuando llegué a Montevideo, se me acercó un dirigente de Peñarol y me dijo que me vaya con él". Al dirigente que se refería el artillero era Víctor Cabrera, que sostenía que su equipo ya había solucionado la transferencia con Daniel Lalín.

Pero a su vez también lo esperaba un dirigente de la vereda de enfrente, el Dr. Alejandro Balbi, que aseguraba que Nacional había consumado la negociación con el Grupo Casal. Fue tanto el lío que se armó en el Aeropuerto que los mencionados dirigentes se pusieron a discutir al aire en un programa radial argumentando cada uno sus versiones.

"Fue una experiencia muy fea que pase porque estaba muy nervioso y en esos momentos no tenía idea adonde iba a ir a jugar. Por suerte luego se me acercó Adrián Troche (el representante de Lalín) y me aclaró el panorama", narró Islas.

Luego de varias idas y vueltas, el jugador se subió al auto del dirigente tricolor para trasladarse directamente a la A.U.F. (Asociación Uruguaya de Fútbol). En medio de infinidad de cámaras y grabadores de colegas de televisión, radio y prensa escrita, a las 20 horas el goleador llegó a la casa mayor del fútbol para firmar el pase con los tricolores.

"Por suerte se llegó a un acuerdo con Lalín, el Grupo Casal y conmigo, que es lo que me deja más tranquilo, creo que el martes se va a finiquitar todo" dijo Islas. Ya que Nacional acordó pagar 300 mil dólares, razón por la cual comprará el 20 por ciento del pase del jugador. "Físicamente estoy bárbaro ya que estuve entrenando en forma particular los días que estuve en Argentina, mañana de mañana me voy a presentar en Los Céspedes a practicar y si el técnico quiere que juegue este fin de semana, lo haré sin ningún tipo de problemas", aseguró.

Pasó por el fútbol uruguayo, en donde lo más importante fue que Olveira le hizo el penal que valió la primera final para Nacional  y fue la diferencia en ese partido que le permitió a Nacional ser campeón uruguayo y luego jugó su último partido o hizo su último gol en Paysandú, contra el Bella Vista de esa ciudad por el Clasificatorio 2001 y se lo dedicó a los periodistas que lo criticaban (video abajo) y se armó flor de revuelo con eso y se fue, para nunca más volver a jugar acá.

Entonces en el 2001 pasó a Club Atlético Tigre. En el 2002 pasó a Unión de Santa Fe. En el 2003 pasó a Società Sportiva Calcio Venezia de Italia. En el 2004 pasó a Club Atlético Huracán. En el 2005 pasó a Club Sport Cartaginés. En el 2005 pasó a Atlético Club San Martín de Mendoza. En el 2006 luego pasó a Huracán de Tres Arroyos. En el 2007 pasó a Club Atlético San Miguel que fue lo último que jugó. Aquí va su trayectoria completa.


Fuentes consultadas:  Futbol (UY),  Transfermarkt, El PaísTenfieldJuha Tamminen, Historia Boca.



Extra del Libro  Historia de Nacional – Andrés Reyes
Islas, Pablo : Rubio delantero argentino, llegó a Racing uruguayo tras haber pasado por Boca Juniors, y se convirtió en máximo goleador del Apertura 2000. Inmediatamente sedujo a ambos equipos grandes. Peñarol se bajó de la puja, pues su presidente Damiani declaró que era “demasiado lindo” para su equipo. Llegó a Nacional y, si bien no descolló, cumplió decorosas actuaciones que lo llevaron a permanecer en el club hasta mediados de 2001.

Biblioteca Digital FSP