Turbulencias en el Camino a Rusia

Rosdom Belian / / 0

Se terminó la Copa América para Uruguay. La más olvidable desde 1997 para acá donde lo visto futbolísticamente está fresco y es lo que hay una mayoría de personas que coinciden. Uruguay jugó la mayor parte del tiempo a anular al rival y dar el golpe. Claro, con Forlan del 2010 o Suarez del 2011, el golpe estaba latente  y eso dió grandes resultados. Hoy no, la defensa cumplió una labor destacada salvo los reiterados problemas por la izquierda cuando no está Caceres pero los reemplazantes ofensivos no pudieron hacer lo mismo.

Ahora viene lo más importante, lo más difícil, que son Eliminatorias. Si las pasadas, donde Uruguay llegó en un pico de rendimiento, con todo el potencial y donde habían 4 cupos y medio además de Brasil e igual fueron difíciles, uno no quiere imaginarse ésta, sin Suarez en 4 partidos, ya sin Forlán y capaz que sin Cavani alguno de ellos , con Brasil en el medio y con rivales crecidos. Aunque en el fútbol no todo es lineal, las cosas hacen pensar que todo va a ser muy duro de aquí a Octubre del 2017.

Me propuse hacer una línea de tiempo de la era Tabarez desde el 2006 para sacar mis conclusiones. Para mí este es el momento más crítico en toda ésta era.  

En el proceso 2006/2010, había poco que perder y mucho para ganar. Lo peor que podía pasar era volver a quedar afuera como venía pasando desde 1994 salvo el 2002 y seguir siendo una selección intrascendente, por lo que el navegar en la lucha por el quinto puesto, era algo que se veía como normal, dentro del rango meta y en un momento después de Perú cuando parecía todo perdido, empezó una remontada hasta llegar a Sudáfrica. 

Al Mundial 2010, Uruguay fue descomprimido de presión y había todo para ganar y nada para perder. De la mano de un Forlan extraordinario, el cuarto puesto fue celebrado como un éxito, porque era algo que no pasaba desde 1970.  

Posteriormente llegó la Copa América, un mojón para ver si el 2010 "fue de suerte, porque tocaron rivales fáciles hasta la Semifinal donde tocó el primero serio y marchamos" o si el 2010 era una plataforma que indicaba tener una selección fuerte con un potencial para avanzar y poder llegar a competir y ganarle a las potencias. 

Se gana la Copa América  y el 2011 termina con Uruguay a todo candombe, con una larga cantidad de partidos sin perder, ganando acá, allá y donde fuera al que venga, un viernes goleando a Chile 4-0 acá, un martes ganándole a Italia en Roma, primero en Eliminatorias, tercero en el Ranking FIFA, además con buenos rendimientos de selecciones juveniles llegando a finales del Mundo o clasificando a los Juegos Olímpicos tras mucho tiempo. 

Ahora, ante tanto buen resultado, comenzaba otra etapa para Uruguay, ya era una de las 4 primeras en el Ranking FIFA, la que tenía el Balón de Oro, la Campeona del continente donde esta Messi, por lo que todo el mundo pasó a estudiarnos, ganarle a Uruguay empezaba a dar prestigio, puntos al Ranking FIFA, etc.  y planteaba otra exigencia de parte de los rivales.

No es tan difícil llegar como quedarse decía Tabarez ante tantas mieles y cuánta razón tenía. A comienzo de ese 2012, que planteaba el desafío de sostenerse y de preparar los Juegos Olímpicos, se produjo el problema de Suarez con Evra, a la vez que baluartes como Lugano y Forlan empezaban a tener discontinuidad en sus clubes. Luego de un receso largo de 7 meses que nos vino muy mal porque que mejor que seguir cuando las cosas funcionan bien, el partido con Venezuela acá puso el primer golpe de alerta al empatar acá y frenar a la celeste y dar comienzo una catarata de malos resultados que hacían que con una rueda de diferencia entre ambos partidos con Chile, se pasara del techo al piso sin aterrizaje intermedio. Para peor, siguen más problemas para Suarez en Inglaterra con la mordida al jugador de Chelsea y la posible sanción por el incidente con Jara. Se sale de toda esta malaria ganando en Venezuela que termina siendo un punto de inflexión para una cadena de buenos resultados para clasificar al Mundial .

Pero los problemas de afuera de la cancha no dejan en paz a Uruguay. Suarez se opera de los meniscos solo 15 días antes del Mundial y no llega al debut donde se pierde con Costa Rica. Si era difícil ganarle a un europeo, lo que era ganarle a dos y acá no pasaban los terceros. Se consigue eso de manera heroica pero la paz perdida desde el 2012 no llega, por lo ya sabido de Suarez y su mordida a Chiellini. 

Comienza una etapa nueva, con recambio generacional y sabiendo de no contar con Suarez por toda la Copa América y un poco más. Pero la selección  además de no encontrar buenos juegos y resultados, tampoco encuentra paz fuera de la cancha, por el conocido problema del padre de Cavani antes del partido con Chile y si algo faltaba, fue el dedo de Jara. Llegó el gol chileno, la irritación por la expulsión de Fucile y la eliminacióm.

En materia de resultados, de los  31 partidos oficiales post Copa América 2011, donde incluye el buen comienzo de Eliminatorias 2014,  ganamos 13, empatamos 7 y perdimos 11. 49% de los puntos en disputa. La cantidad de goles a favor es de promedio 1 gol por partido si sacamos a Tahiti y Jordania, rivales por debajo de la media que vamos a enfrentar en Eliminatorias. 

Las estadísticas son malas cuando no jugó Suarez. Se ganaron 2 partidos (Venezuela y Jamaica), se empato 1 y se perdió 5. Si tomamos rivales de Eliminatorias, se ganó 1, se empato 1 y perdió 4 y aun quedan 4.

Uno como aficionado no puede establecer o creerse el dueño de la verdad como hacen los periodistas de fútbol, que como bien decía el Contador Damiani, son aficionados del fútbol con un micrófono adelante para creer que lo que uno piensa es una verdad absoluta aunque no haya sido puesta en verificación.

La percepción que uno tiene, para entender esta gráfica ascendente hasta el 2011 y descendiente (con alguna oscilación y amague de repunte como el final de Eliminatorias y los triunfos con Europeos en el Mundial ), es que a Uruguay le cambió todo el llegar tan alto tan rápido, que por más humilde que uno quiera ser, el estar posicionado en otro lugar más alto cambia todo para afrontar los nuevos desafíos que plantean las nuevas exigencias por lo que aumenta la presión para sostenerse, aparecen nuevos contratos de mejores lugares para jugadores, los rivales prestan más atención en su combate por ganarnos  y se precisan nuevas respuestas a todo esto, que no aparecen cuando no está Suarez y no aparecen de la misma forma desde las juveniles para recambiar a los que se fueron por edad, ya que a posteriori de la generación de Cavani, Suarez y Cáceres Sub 20 del 2007, llegamos a Josema Giménez de la generación Sub20 del 2013 como jugadores de gran nivel. Los aportes de los promovidos de generaciones intermedias no han sido significativos, lo cual preocupa de cara al futuro. 

Rosdom Belian



Follow me @rosbelian

0 comentarios:

Copyright

Algunas imágenes de este sitio fueron extraídas de otros medios gráficos. No se acreditan ni se sugieren derechos sobre las mismas. Si alguna de estas imágenes está sujeta a leyes de copyright por entidades legalmente constituidas o por personas naturales, escríbime a futbolsinpelota@gmail.com y serán removidas lo más pronto posible.
© 2014 Futbol Sin Pelota | Distributed By My Blogger Themes | Designed By Bloggertheme9